Primero cubrimos las necesidades de diálogo y después las necesidades de la traducción.

Dicho con un guiño: Lo que más nos gustaría sería que nos enviaran regularmente unos cuantos millones de palabras y simplemente las tuviéramos que traducir a 50 o 60 idiomas. Sin embargo, normalmente primero hay que dialogar. Tanto en el centro de nuestros clientes como en nuestra empresa. Tanto da si se trata de una licitación, una entrevista informativa o una conversación personal.

Los temas podrían ser ahorros de tiempo y de costes o la optimización de su gestión de idiomas, de traducción y de redacción de textos. Puede ser que los procesos internos de su empresa se vean afectados por los procesos de traducción, o mejor que no se vieran afectados por éstos. Es probable que los aspectos estratégicos y económicos de la empresa tengan un papel especial, o que su necesidad de traducciones sea tan amplia o compleja que resulte necesaria una planificación extensa.

En cualquier caso, nosotros nos encargamos de poner a su disposición las soluciones más eficaces y las tecnologías adecuadas para cubrir sus necesidades, le hacemos propuestas para su aplicación y sobre todo: las llevaremos también a la práctica por usted.

_